Marques de Villena

El Marqués de Villena fue el hombre más rico y poderoso de la España de mediados del siglo XV, levantó dos importantes fortalezas.

Don Juan Pacheco, I Marqués de Villena, nació en 1419 en la villa conquense de Belmonte. Sus abuelos de origen portugués fueron don Juan Fernández Pacheco (I Señor de Belmonte) y doña Inés Téllez de Meneses. La hija de este matrimonio, María Pacheco (2a Señora de Belmonte), casaría con don Alfonso Téllez Girón, cuyo matrimonio tuvo dos descendientes, don Juan Pacheco y don Pedro Girón, ambos nacidos en el Palacio o
Alcázar Viejo de la Villa de Belmonte, edificado en 1323 por don Juan Manuel, nieto del rey castellano Fernando III El Santo.

Castillo de Belmonte

El marqués de Villena tenía castillos por doquier, pero, en La Mancha, tuvo dos que fueron muy especiales, para él y para la historia de España: el de Belmonte su villa natal, y el de Castillo de Garcimuñoz, donde murió luchando el poeta Jorge Manrique. Yendo de una a otra fortaleza, que apenas distan 40 kilómetros, se descubre la insospechada monumentalidad de Villaescusa de Haro, las ruinas de un tercer castillo y unos bellos paisajes agrícolas que poco han cambiado desde que estas tierras las araban los romanos.

CAstillo de Garcimuñoz

En un cerro con vistas de águila sobre la población, y unido a ella mediante una larga muralla, está el castillo de Belmonte, que el marqués de Villena se hizo a capricho, con unos interiores palaciegos decorados con espléndidos artesonados mudéjares. Y con filigranas escultóricas, como el bestiario medieval de la capilla. Eugenia de Montijo, heredera de la casa de Villena, se gastó un millón y medio de pesetas de 1870 en esta fortaleza.

Texto: © Javier Ramos de los Santos

Leave a comment